'; $titulo=''; $opcion='Yacimiento'; break; case 2: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Proyecto'; break; case 3: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Visita'; break; case 4: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Galeria'; break; case 5: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Museo'; break; case 6: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Noticias'; break; case 7: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Reservas'; break; case 8: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Patrocinadores'; break; case 9: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Yacimiento'; break; case 10: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Yacimiento'; break; case 11: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Yacimiento'; break; case 12: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Noticias'; break; default: $imagenes=''; $titulo=''; $opcion='Yacimiento'; } ?>
"") {?> "") { ?>
COMENTARIO DE ELISEO GIL



En respuesta a la actitud libelática y persecutoria de ciertos medios de comunicación... (Artículo publicado en El Correo con fecha 2-Marzo-2010)


Cortinas de humo en torno a Iruña-Veleia.
Cortinas de humo, señuelos, desvío de la atención pública… ‘Juegos de manos, juegos de villanos’ que decía el viejo refrán.
Así valoro cómo se está reflejando este caso en ciertos medios de comunicación, alentados o no por la querellante, pero desde luego sirviendo (o creyendo servir) a la misma, con su sarta de mentiras y engaños.
Han conseguido hasta ahora evitar el debate científico. Por más informes que se presenten abogando por la autenticidad de los hallazgos y/o poniendo de manifiesto las carencias de los informes presentados por la Comisión foral y sucesivos, se recurre siempre a la estrategia de la cortina de humo. Claro está que, hay que recordar que el debate científico ya había sido ‘cerrado’ vía Orden Foral y se están ateniendo rigurosamente a su guión.
Verdaderamente poco parecen importar ya los hallazgos, la Institución foral tiene un nuevo proyecto, un nuevo director y mucha prisa por consumar. Como la Justicia tiene su ritmo y sus tiempos, se han olvidado de ella y atajan por la vía de los medios de comunicación, eficaces difusores y amplificadores de cuanto se gesta en los despachos de la Casa Palacio. Ya hay señalado un culpable necesario, ¿para qué más sutilezas, a quién le importan las garantías del sistema?
Hagamos memoria de lo que estamos hablando; el día 23 de marzo de 2009 la DFA, interpone ante el juzgado querella contra las siguientes personas: O. Escribano, R. Cerdán y yo mismo. Conviene aclarar didácticamente que, en consecuencia, NO es una denuncia en la que no se sepa a quién imputar de un presunto delito. En lo que hace a mi persona y al tema de los hallazgos en litigio la querella se basa, como única ‘prueba de cargo’ en la réplica de la letrina y en el pretendido paralelismo entre sus inscripciones y las de los hallazgos arqueológicos. Para mantener esa pretendida relación entre ambas series, la DFA sólo aporta entonces al juzgado la conocida pericial de Dña. Alicia Martínez Carrasco, en absoluto concluyente. Pese a esa realidad, determinados medios de comunicación no dudan en señalarme ya en exclusiva, atribuyéndome un hecho, además de falso, no demostrado, sin reflexionar un ápice sobre la presunción de inocencia, sobre el daño que se inflige a una de las partes en esta cuestión, aún sub iudice
y otras nimiedades. Y así, la eficaz cortina de humo se vuelve más densa y más acre;  para mantener la presión y para ‘contrarrestar’ el aporte de nuevos informes favorables a nuestra postura, desde la DFA se encargan nuevas periciales grafológicas a cargo del erario público. ¿Acaso no estaba bien fundamentada en origen la querella foral? Desde luego en mi opinión, no aporta ni una sola prueba objetiva, no ya sobre la pretendida falsedad de los hallazgos, sino inculpatoria hacia mi persona. Entre otros temas de mayor calado, quien acusa debe demostrar no ya las pretendidas y rocambolescas semejanzas entre la réplica y los hallazgos, sino que una sola de las letras, caracteres o grabados presentes en las piezas arqueológicas haya salido de mi mano. Cosa que les adelanto que es FALSO con la mayor de las tranquilidades. Y el resto son innecesarias y caras…cortinas de humo.

Eliseo Gil Zubillaga.

aviso legalIRUÑA-VELEIA-copyright©2008Diseño gráfico: Spiral